Ver es imaginar

Ver es imaginar

Resumen: la información representada visualmente es una parte funcional del conocimiento conceptual. La extensión de las representaciones visuales está influenciada por la experiencia visual.

Idear una imagen puede ser similar a verla, informan investigadores de UConn en un nuevo artículo publicado en Psychological Science. Sus hallazgos añaden soporte a una teoría importante de cómo nuestros cerebros recuerdan y consideran las ideas.

Filósofos, psicólogos, lingüistas y otros neurocientíficos se han preguntado durante mucho tiempo cómo exactamente imaginamos las cosas que hemos experimentado antes. Para las experiencias sensoriales (ver una puesta de sol, escuchar un violín, probar un brownie), los investigadores que estudian el cerebro sospechan que pensar en algo es un poco como experimentarlo. Para pensar en una puesta de sol, por ejemplo, parte del área de procesamiento visual del cerebro se ilumina. Pero otros investigadores dicen que no, que el acto de considerar algo depende de otras partes del cerebro. De acuerdo con esta hipótesis, la iluminación del área visual es solo un efecto secundario.

Distinguir entre causa y efecto en las regiones del cerebro puede ser difícil. A través de una serie de estudios, la científica cognitiva de UConn Eiling Yee y el estudiante graduado Charles Davis, junto con otros colegas, tomaron la decisión de intentar demostrar que pensar en algo que hemos experimentado visualmente requiere, o al menos comparte recursos, con el sistema visual en el cerebro. Si imaginar una cosa que ya hemos experimentado visualmente requiere la ayuda del sistema visual del cerebro, pensaron, entonces ocupar el sistema visual con otra tarea debería hacer que sea más difícil recordar cosas visuales.

«Pensar en una puesta de sol con los ojos cerrados no es lo mismo que pensar en una puesta de sol mientras revisamos una nevera llena», en busca de algo para comer, dice Yee. Pero, ¿es porque necesitas usar las partes visuales de tu cerebro tanto para considerar una puesta de sol como para encontrar ese alimento? Hay menos distracción con los ojos cerrados. ¿Es más fácil pensar en la puesta de sol por eso?

Davis, Yee y sus colegas de UConn y el Centro Vasco de Cognición, Cerebro y Lenguaje diseñaron un experimento para averiguarlo. Pidieron a un grupo de estudiantes de pre-grado que consideraran y recordaran un conjunto de manchas sin sentido, de forma aleatoria. Mientras las formas aún estaban frente a los estudiantes, los investigadores jugaron a un juego de palabras. Para asegurarse de que los estudiantes prestaran atención, tenían que determinar si la palabra era un animal. Algunas de las palabras en la lista se experimentaron principalmente de forma visual, por ejemplo, «puesta de sol». Otras palabras no eran tan visuales, como por ejemplo, «volumen».

Después de la prueba de palabras, se eliminaron las formas originales y se mostró una sola forma. Luego se le preguntó al estudiante si esta forma estaba en el conjunto original (vea la imagen para ver un ejemplo del conjunto de formas). La tarea de juicio de palabras/memoria de forma se repitió para 240 palabras. Otro grupo de alumnos escucharon estas mismas palabras y emitieron el mismo juicio sobre ellas, pero en lugar de una tarea visual, realizaron una tarea manual: una serie de movimientos de las manos sobre una mesa. 

Al grupo de control para el experimento se le leyó exactamente el mismo grupo de palabras, pero no tuvo que considerar ni recordar formas y tampoco hacer el giro del botón con las manos.

No es sorprendente que ambas tareas interfirieran con los juicios de palabras de los estudiantes. Después de todo, hacer dos cosas a la vez es difícil. Pero lo que fue tan interesante para los investigadores fue que la tarea de forma visual interfirió con las palabras visuales (por ejemplo, «puesta de sol») más que con las palabras no visuales («volumen»). Y la tarea manual interfirió más con las palabras no visuales.

«Lo que resultó increíble es que las dos tareas de interferencia diferentes mostraron que si una palabra se veía más afectada por la tarea visual o manual dependía de si la cosa a la que se refería la palabra generalmente se experimentaba más de una forma visual que manual», dice Yee.

Específicamente, bajo la interferencia visual, las personas tenían más dificultades con palabras con experiencia visual que con palabras con experiencia manual (por ejemplo, volumen), pero lo contrario era cierto con la interferencia manual.

Pero, espera, ¿no es volumen una palabra visual? Tiene que ver con la extensión de un espacio, ¿verdad?

No para los estudiantes universitarios de psicología, según Davis y Yee, a quienes otro grupo de estudiantes de psicología de la Universidad de Connecticut que no participó en el experimento calificaron las palabras de experiencia visual. Los estudiantes universitarios de psicología parecían asociar más el volumen con la acción manual (por ejemplo, girar el botón del volumen o presionar un botón para silenciar su teléfono). Pero eso es lo fascinante de este experimento, dice Yee.

«Se trata de tu experiencia» y de cómo tu cerebro está acostumbrado a considerar los conceptos. «Para un licenciado en física, el volumen bien podría ser igual al espacio», dice ella.

Yee y Davis guardan esperanza de poder explicar exactamente cómo nuestras experiencias compartidas y distintas llegan a formar nuestro conocimiento sobre el mundo. Quieren continuar esta investigación en el futuro estudiando de una forma más explícita las diferentes partes del sistema perceptivo del cerebro. Finalmente, esperan poder explicar qué partes del sistema perceptivo son necesarias para concebir las cosas. Por ahora, señalan que sus hallazgos tienen una implicación sorprendente: cuando buscas algo concreto, tener que buscar entre cosas no relacionadas con la búsqueda principal, en realidad podría interferir en tu capacidad de pensar en lo que estás buscando.

Fuentes: UConn

Neurosciencenews

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con