Las lentes oftálmicas se prescriben para compensar el exceso o la escasez de potencia del globo ocular para proporcionar una imagen nítida. Permiten compensar, por tanto, errores refractivos como la miopía, hipermetropía, astigmatismo y presbicia (lente refractiva).

Existen lentes de diferentes materiales: mineral, policarbonato y orgánico. Las lentes minerales están en desuso por el riesgo de rotura y lesiones y mayor peso, las más resistentes son las de policarbonato pero son muy sensibles a las abrasiones, las más utilizadas por tanto son las ORGÁNICAS. Actualmente se pueden fabricar lentes de prácticamente cualquier potencia, con diferentes espesores, con numerosos tratamientos (antirreflejante, endurecido, …) y múltiples filtros y coloraciones.

Dependiendo del número de potencias de las lentes pueden ser:

  • Monofocales, una sola potencia (permiten el enfoque a una distancia).
  • Bifocales, dos potencias (permiten el enfoque a dos distancias).
  • Multifocales, varias potencias (permiten el enfoque a múltiples distancias). Progresivos, “infinitas” potencias (permiten el enfoque a “todas” las distancias).

El tipo de potencia puede ser:
  • Positiva: se utilizan para compensar la hipermetropía; ayudan a relajar la acomodación, porque “sustituyen” la función del cristalino, por eso también se utilizan para la compensación de la presbicia. Permiten disminuir el esfuerzo de la convergencia.
  • Negativa: se utilizan para compensar la miopía; estimulan la acomodación; y aumentan o estimulan la convergencia.

Otro aspecto importante en la utilización de las lentes oftálmicas es su centrado, ya que el efecto de las mismas variará dependiendo de la posición.

El objetivo de la lente no es compensar ningún defecto refractivo, sino modificar la acomodación, el “esfuerzo” que tiene que hacer el sistema visual para mantener la imagen única, la apreciación del tamaño de los objetos, la localización espacial y de forma global la percepción de nuestro entorno.

Son lentes de baja potencia aunque producen grandes cambios en el procesamiento visual.

En muchos casos utilizamos gafas bifocales, con una graduación diferente para uso en visión de lejos y de cerca. Estas lentes proporcionan el equilibrio de enfoque de cerca a lejos y viceversa.

Las lentes de contacto permiten que el paciente pueda llevar su error refractivo (miopía, hipermetropía y/o astigmatismo) corregido sin necesidad de llevar gafas. Su uso ofrece innumerables ventajas, como estética, la práctica de deportes sin riesgo, una mayor visión lateral (visión periférica) y una visión más parecida a la que tendríamos si no tuviéramos que llevar gafas. Si a esto le sumamos que existe un abanico amplísimo de materiales y frecuencia de reemplazo: diarias, mensuales, permanentes… hace que pocas personas sean no aptas para el uso de lentes de contacto.

Su optometrista le indicara cuales son las más aconsejables en su caso y si existe alguna contraindicación.

En pacientes con:

  • Ojo vago (ambliopía)
  • Estrabismo
  • Diferencia de graduación entre un ojo y otro (anisometropía)
  • Miopía

el uso de lentes de contacto no solamente es una opción más, sino que funcionalmente es la opción más indicada, tanto si iniciamos un programa de Terapia Visual como si queremos buscar simplemente la mejor solución óptica.

El hecho de que la tecnología haya avanzado mucho hace que dispongamos de materiales que se pueden adaptar prácticamente a cualquier edad, siendo esto posible incluso en bebés. Se trata, por supuesto, de adaptaciones especiales que en manos de un buen profesional y con los consejos y revisiones recomendadas hace que prácticamente no existan riesgos. Además, el uso de lentes de contacto desde edades muy tempranas ayuda a mejorar:

  • La Visión: normalizan el tamaño de las imágenes y mejoran la visión lateral (visión periférica).
  • La Terapia Visual: en estrabismo, ojo vago (ambliopía), diferencias de graduación entre un ojo y otro (anisometropía) y miopía.
  • La interacción con otros niños: prácticas deportivas sin riesgo de estropear las gafas, mayor independencia y autoestima.
  • El nivel de responsabilidad.

Un prisma óptico es una lente que al mirar a través de ella se observa un desplazamiento aparente del objeto que se fija.

Al igual que las Lentes Refractivas, el Prisma puede tener un objetivo compensador o un uso Comportamental (prismas gemelos).

Los Prismas Compensatorios se usan:

  • Cuando la persona tiene dificultad en alinear los ejes visuales produciéndole molestias visuales como dolores de cabeza, mareos, DIPLOPIA (visión doble horizontal o vertical).
  • En ESTRABISMOS, proporcionando un estimulo para que la persona realice un cambio en la visión binocular o para compensar la desviación del ojo estrabico.

Los Prismas Posturales, se utilizan para modificar la percepción del espacio llevando a la persona a cambiar su postura visual, corporal y a realizar cambios en su comportamiento general.

Dentro de este grupo se encuentran los Prismas Gemelos, llamados así porque se prescriben en potencia y base igual en ambos ojos, que son muy utilizados tanto para tratar los problemas de la visión binocular: insuficiencia y exceso de convergencia y divergencia, problemas Acomodativos: insuficiencia y exceso acomodativo, miopías recientes y son muy utilizados en Lesión Cerebral y Traumatismo Craneoencefálico: ayudando a modificar la postura de cabeza, corporal y la marcha.

La potencia del prisma dependerá del efecto que se quiera producir, si bien es cierto que en numerosas ocasiones prismas de pequeña cuantía como 0,5 producen efectos sorprendentes. Este es el caso de problemas de Visión Binocular y Acomodativos.

En Lesión Cerebral y Traumatismos, así como compensación para eliminar diplopía y estrabismos, la potencia del prisma puede aumentar significativamente.

Control de la Miopía: Ortoqueratología. ¿Qué es?

La ortoqueratología es la modificación temporal y reversible de la curvatura de la córnea. Esto se consigue a través del uso nocturno de unas lentes semirígidas especialmente diseñadas para poder dormir con ellas. De esta manera conseguimos reducir o eliminar la miopía y/o astigmatismo del paciente y que pueda ver nítido durante el día sin necesidad de llevar gafas o lentes de contacto. También empiezan a existir materiales en el mercado que permiten reducir la hipermetropía.

¿Cuándo se recomienda?

Cualquier persona que quiera (o deba, por su profesión o aficiones) liberarse de las gafas y/o lentes de contacto, puede beneficiarse de un tratamiento de ortoqueratología puesto que no hay límite de edad. No obstante, en el control de la miopía hay diversos estudios que han demostrado la efectividad en la reducción de la progresión de la miopía y es por lo que suele recomendarse en estos casos.

¿En qué graduaciones funciona?

Hoy en día existen el mercado diseños que permiten reducir hasta 6 dioptrías de miopía y 3,00 dioptrías de astigmatismo. En general suele funcionar muy bien en miopías de hasta 3-4 dioptrías y en astigmatismos hasta 1 dioptría. De todos modos, la ortoqueratología es un tratamiento en el que influyen otras variables, además de la graduación, como la forma inicial de la cornea (nivel de aplanamiento y geometría) y maleabilidad de esta. Es por lo que, un estudio de viabilidad podrá hacer que su optometrista le diga las probabilidades de éxito que existen en su caso.

Ortoqueratología vs Operación

Existen una serie de ventajas de la ortoqueratología con respecto a la operación Lásik como:

  • Es reversible: si se dejan de usar las lentes, la córnea vuelve a su estado inicial.
  • No hay límite de edad.
  • Se puede ajustar la graduación simplemente cambiando la lente.
  • No importa el espesor de la córnea.

¿Qué es la fototerapia Syntonic?

Es un tratamiento visual optométrico que emplea la aplicación de luz a través de unos filtros coloreados con unas frecuencias específicas. Estimula la bioquímica del cerebro, a través del sistema visual, por la conexión de la retina (el Sistema Magno y Parvocelular) con centros cerebrales como el Hipotálamo, el Sistema Nervioso Autónomo (Simpático y Parasimpático).

La mayoría de las técnicas terapéuticas actuales usadas en Syntonics se basan en los trabajos realizados por el Dr. Harry Riley Spitler, licenciado en Optometría y Medicina en 1920-30, que fue el fundador del College of Syntonic Optometry (www.syntonicphototherapy.com). Descubrió que muchas dolencias sistémicas, mentales, emocionales y visuales eran debidas a desequilibrios en los sistemas nervioso y endocrino. Estudios clínicos posteriores, de los Drs. Robert M. Kaplan (1.983) y Jacob Liberman (1.986), confirmaron que una gran cantidad de niños con problemas de aprendizaje tenían reducida la sensibilidad de su visión periférica. Demostraron que durante y después de la fototerapia se mejoraba la visión periférica y las capacidades visuales, la memoria, el comportamiento, el estado anímico, el rendimiento en general y el logro académico.

El optometrista realiza un estudio inicial en el que incluye un campo visual para cada ojo, valorando el equilibrio del Sistema Visual Focal (enfoque, acomodación) y el Sistema Visual Periférico (sistema binocular) y como consecuencia de este equilibrio, el porcentaje de campo visual receptivo usado. En base a los resultados decide el tratamiento adecuado para cada caso.

Consigue un equilibrio (sintonía) entre el Sistema Simpático y Parasimpático, por ejemplo la pupila se contrae y dilata de manera más adecuada.

Es una Terapia pasiva, la persona no realiza ningún ejercicio, tan sólo debe ser consciente de la luz que recibe a través del instrumento. Se estimulan los dos ojos a la vez.

¿Cómo se hace?

Se hace en consulta con un instrumento que lleva incorporado unos filtros de colores con unas frecuencias determinadas o en casa con otro aparato y unos filtros de colores ambos aprobados por el College of Syntonic Optometry.

  • Terapia en consulta: una sesión diaria de lunes a viernes durante 4 semanas (20 sesiones mínimo). Se hace una revisión de campo visual y un examen optométrico cada semana.
  • Terapia en casa: una sesión diaria de 4 a 7 días en semana (20 sesiones mínimo). Se hace una revisión de campo visual y un examen optométrico cada semana.

¿Cuánto dura?

En principio sólo se hacen 20 sesiones. Algunas personas pueden necesitar más sesiones, pero no es frecuente.

¿Se puede combinar con otras terapias?

Sí, se puede combinar con cualquier otra terapia. La Fototerapia Syntonic es un tratamiento que actúa a un nivel basal, no por ello menos necesario y potente, pero es muy habitual que después de realizarlo se combine con Terapia Visuocognitiva para terminar de desarrollar y automatizar, de forma consciente, las habilidades visuales adquiridas.

Syntonic puede ser utilizado como el tratamiento primario o apoyar otras terapias para ayudar a mejorar el estrabismo, la ambliopía, problemas acomodativos o de convergencia, astenopia, déficit de atención, dificultades de aprendizaje, dislexia, constricciones de campo visual asociadas a la tensión ocular, disfunciones oculomotoras, otros.

¿Qué habilidades puede mejorar un programa de Fototerapia Syntonic?

  • ACOMODACIÓN. La acomodación es la capacidad del ojo para poder enfocar (ver nítido) a la distancia a la que miramos.La Fototerapia Syntonic equilibra la capacidad de enfoque de cada ojo y mejora el enfoque eficaz y sostenido binocular (con los dos ojos a la vez) a cualquier distancia.
  • MOVIMIENTOS OCULARES. La oculomotricidad es la capacidad de mover los ojos de una manera suave y precisa para seguir un objeto en movimiento, leer un texto o cambiar la mirada entre un objeto y otro (la pizarra y el pupitre, papel y pantalla del ordenador). Existen dos tipos de movimientos:
    • Seguimientos: para seguir un objeto en movimiento
    • Sacádicos: para saltar de manera precisa de un objeto a otro

    La Fototerapia Syntonic estimula la retina periférica (Sistema Magnocelular) consiguiendo que el paciente mueva sus ojos de manera suave y precisa sin esfuerzo, mejorando en velocidad y comprensión lectora, rendimiento escolar y deportivo.
  • BINOCULARIDAD. La Binocularidad es la capacidad visual para que los dos ojos trabajen simultáneamente de una manera precisa y coordinada, proporcionando una visión confortable. Para conseguir esto, los ojos deben tener habilidades similares para poder trabajar como si fueran uno sólo.La Fototerapia Syntonic al estimular los dos ojos a la vez consigue potenciar el trabajo coordinado de ambos ojos, mejorando la tridimensionalidad.

[/lists]

¿Qué es la Terapia Visual?

El concepto de Terapia Visual que entendemos como Optometristas Comportamentales va mucho mas allá de lo que pudiera imaginarse como “gimnasia para los ojos”. Es un concepto global, holístico.

En función de los resultados obtenidos en el Examen Optométrico, de Percepción y Procesamiento de la Información Visual y de las necesidades escolares, académicas, laborales o de ocio del paciente, el optometrista prepara un programa personalizado de ejercicios orientado a desarrollar y potenciar al máximo las habilidades visuales y la integración de dichas habilidades con el resto de los sentidos: auditivo, equilibrio, ritmo… de manera que conseguimos cambiar la manera de utilizar el sistema visual y en consecuencia mejoramos el rendimiento escolar/laboral, deportivo además de eliminar o reducir los síntomas que presenta inicialmente el paciente. Es decir, creamos nuevas conexiones neuronales, creamos una nueva manera de ver.

Al finalizar el programa, a través de la repetición de dichos ejercicios, habremos conseguido automatizar e integrar dichos cambios y estos formarán parte ya del paciente sin que tenga que hacer nada para mantenerlos y sin miedo a que los problemas vuelvan a aparecer.

¿Cómo se hace?

Para conseguir estos cambios es necesaria la implicación del paciente y de los padres (en el caso de niños) en las dos partes del programa:

  • Terapia en consulta: al menos una vez a la semana (cada 15 días en algunos casos) se trabaja en sesiones de 45-60 minutos con ejercicios específicos de consulta subiendo progresivamente el nivel y se revisan los ejercicios de casa para cambiarlos y asegurarnos de que se están haciendo correctamente.
  • Terapia en casa: una serie de ejercicios de unos 20-25 minutos diarios para conseguir la automatización de los cambios. Estos ejercicios se irán modificando a medida que avance el paciente.

¿Cuánto dura?

La duración de un programa puede variar mucho en función del problema y de los objetivos a conseguir. Una vez realizado el examen inicial, diagnóstico y planteados los objetivos de la Terapia, el optometrista le podrá dar una idea del tiempo estimado de la duración la misma. Además, a lo largo del programa se realizarán exámenes de evaluación para ir valorando la evolución del paciente y en función de lo observado se podrán ir ajustando las estimaciones iniciales.

¿Se puede combinar con otras terapias?

En algunos casos el optometrista puede considerar necesario el complemento de otros profesionales como osteópatas, especialistas en audición, alergólogos, homeópatas… En función de la gravedad del problema se priorizará la actuación de cada profesional o la simultaneidad de tratamientos.

¿Qué habilidades puede trabajar un programa de Terapia Visual Comportamental?

  • ACOMODACIÓN. La acomodación es la capacidad del ojo para poder enfocar (ver nítido) a la distancia a la que miramos. En un sistema visual eficaz debe existir una buena:
    • Flexibilidad de enfoque para hacer cambios de enfoque de cerca-lejos y lejos-cerca de una manera rápida y eficaz.
    • Amplitud de acomodación para poder mantener durante un rato prolongado tareas de cerca sin cansarnos.

    Cuando nuestro cerebro no envía la orden adecuada, la musculatura encargada para ello no se contrae o relaja lo suficiente y pueden aparecer los siguientes síntomas:
    • Visión borrosa.
    • Fatiga visual o dolores de cabeza durante o después de la lectoescritura.
    • Aumento del tiempo necesario para copiar de la pizarra.
    • Evitar el trabajo de cerca.
    • Comprensión lectora reducida.

    La terapia visual trabaja ejercicios para igualar la capacidad de enfoque de cada ojo y conseguir un enfoque eficaz y sostenido binocular (con los dos ojos a la vez) a cualquier distancia.
  • MOVIMIENTOS OCULARES. La oculomotricidad es la capacidad de mover los ojos de una manera suave y precisa para seguir un objeto en movimiento, leer un texto o cambiar la mirada entre un objeto y otro (la pizarra y el pupitre, papel y pantalla del ordenador). Existen dos tipos de movimientos:
    • Seguimientos: para seguir un objeto en movimiento.
    • Sacádicos: para saltar de manera precisa de un objeto a otro.

    Unos movimientos oculares bien integrados permiten rapidez y precisión para cambiar de línea en la lectura, para cambiar la mirada entre la pizarra y el pupitre y son fundamentales en la práctica de deportes que requieran de este tipo de habilidades.

    El Control Oculomotor está muy relacionado con el Sostenimiento de la Atención, Atención Dividida (capacidad de realizar varias actividades simultáneamente) y de la habilidad de filtrar la información, para poder mantener la atención adecuada.

    Los problemas de oculomotricidad son muy frecuentes sobre todo en niños con problemas de aprendizaje y déficit de atención. Los síntomas asociados son los siguientes:

    • Usar el dedo como marcador
    • Perderse al leer
    • Equivocarse al copiar
    • Omitir palabras al leer
    • Lectura lenta
    • Baja comprensión lectora
    • Dificultad para golpear y recoger la pelota

    La Terapia Visual trabaja para conseguir que el paciente mueva sus ojos de manera suave y precisa sin esfuerzo, consiguiendo mejorar en velocidad y comprensión lectora, rendimiento escolar y deportivo.
  • BINOCULARIDAD. La Binocularidad es la capacidad visual para que los dos ojos trabajen simultáneamente de una manera precisa y coordinada, proporcionando una visión confortable. Para conseguir esto los ojos deben tener habilidades similares para poder trabajar como si fueran uno sólo.Un control inadecuado de la binocularidad puede producir los siguientes síntomas:
    • Desvío de uno o ambos ojos (estrabismo)
    • Visión doble
    • Visión en 3 Dimensiones (estereopsis) reducida
    • Supresión de la visión de un ojo
    • Fatiga visual o dolores de cabeza
    • Evitar el trabajo de cerca
    • Comprensión lectora reducida

    La terapia visual a través de ejercicios monoculares (un sólo ojo) permite que cada ojo desarrolle al máximo sus habilidades visuales individualmente y a través de ejercicios binoculares consigue potenciar al máximo el trabajo coordinado de ambos ojos y la tridimensionalidad.
  • COGNICIÓN. La cognición es la capacidad de procesar la información a partir de la percepción y el conocimiento adquirido. Esto permite interpretar, procesar y formar modelos que representan nuestra realidad.Ante una cognición deficiente podemos encontrarnos con los siguientes síntomas:
    • Problemas dando o recibiendo órdenes
    • Dificultades con la lectura y matemáticas
    • Dificultades con el espacio- tiempo
    • Razonamiento y resolución de problemas
    • Comportamiento inmaduro
    • Falta de confianza
    • Estrategias compensatorias frente a la comprensión del concepto…

    En la Terapia Visual no pretendemos que el paciente memorice ejercicios. Se pretende que a través de las experiencias que le ofrecen los ejercicios y su cognición pueda formar nuevos esquemas que le permitan tener un mayor desarrollo a todos los niveles.
  • PENSAMIENTO VISUAL. El pensamiento visual es la relación entre el movimiento y la visión. Existen tres ejes sobre los que se basa cualquier movimiento: Horizontal, Vertical y Transversal. El entendimiento de estos 3 ejes va a definir el conocimiento del espacio interno del paciente y esto le podrá permitir un mejor conocimiento del espacio externo y su relación con él.Un pensamiento visual mal estructurado puede provocar los siguientes síntomas:
    • Problemas de copia
    • Problemas de giros
    • Problemas de inversiones

    En la Terapia Visual trabajamos con juegos para que el paciente entienda en su propio cuerpo los giros sobre los tres ejes y posteriormente trabajamos la proyección en el espacio de giros sobre estos ejes individualmente y por ultimo con combinaciones de estos. Esto es muy importante para el desarrollo de las matemáticas.
  • PENSAMIENTO MATEMÁTICO. El pensamiento matemático es la capacidad de manejar números y cantidades de manera lógica. Es importante tener un concepto de número y una imagen que lo represente, en lugar de recitarlos de memoria sin saber lo que significan. Una vez conseguido esto, la lectura numérica es la capacidad para leer y escribir números y para ello cada posición o localización de un número tiene un valor, es importante tener el conocimiento del valor de la posición, en lugar de memorizarlo. De esta manera, podemos realmente entender el valor de un número y operar con ellos.Los profesores pueden preguntarse por qué nosotros hacemos este trabajo, y es porque en realidad, estos conceptos son visuales, estos símbolos tienen que generar una imagen para que seamos capaces de entenderlos a través de la visualización.Cuando no existe un buen pensamiento matemático observaremos un bajo rendimiento en las matemáticas por mucho tiempo que se le dedique. Si imaginamos un niño que no tiene claro el concepto de número difícilmente podrá leerlos y mucho menos operar con ellos.La Terapia Visual trabaja para que el paciente sea capaz de tener una idea clara de lo que es número, fracción, división, multiplicación… para que las matemáticas no sean memorizadas, sino entendidas como concepto y sean capaz de visualizarlo.
  • INTEGRACION VISUOMOTORA. La integración visuo-motora es la sincronización del ojo con el resto del cuerpo. Es decir, nuestra visión hace de guía ofreciendo una información al resto del cuerpo para que los movimientos sean exactos y precisos. Está muy relacionado con la Binocularidad, y es fundamental en habilidades escolares como la escritura, recortar, colorear, copiar… y deportivas: golpear, encestar, chutar…Una integración visuo-motora deficiente puede provocar los siguientes síntomas:
    • Escritura pobre
    • Psicomotricidad fina deficiente
    • Bajo rendimiento deportivo

    La Terapia Visual consigue mejorar esta habilidad a través de ejercicios de:
    • Psicomotricidad gruesa: con juegos de pelota donde hay que encestar y golpear…
    • Psicomotricidad fina: mejorando la habilidad de nuestros dedos y en concreto nuestra pinza fundamental en cualquier actividad manual de precisión y a través de ejercicios de coordinación ojo-mano.

Reflejos Primitivos y Visión

Al nacer, el niño pasa de un estado muy protegido, a un mundo lleno de estímulos en el que tiene que satisfacer sus propias necesidades. Para sobrevivir, el niño viene equipado con una serie de reflejos primitivos, que le van a permitir responder al nuevo medio al que se enfrenta. Son necesarios para la supervivencia del bebé en las primeras semanas de vida.

Si los reflejos primitivos se mantienen más allá de los 6-12 meses, se considera que son aberrantes y son evidencia de inmadurez del SNC. Estos reflejos no integrados van a afectar distintas áreas del funcionamiento: coordinación motora gruesa y fina, percepción sensorial, cognición y expresión. Es decir, van a estar afectadas las bases principales del aprendizaje.

Varios de estos reflejos tienen una relación muy directa con el desarrollo de distintas habilidades visuales, como son los movimientos oculares, el sistema de enfoque, la visión binocular o la percepción visual.

A la vez que el niño realiza su desarrollo motor en los primeros meses de vida, y va integrando los reflejos primitivos, está también desarrollando estas habilidades visuales. El desarrollo motor, visuomotor y social del niño se realiza de forma paralela.

Si el desarrollo motor no se realiza adecuadamente, se van a ver afectadas las habilidades visuales. Por ello es importante realizar la evaluación y tratamiento del desarrollo motor del niño, ya que va a constituir una base importante para el tratamiento de los problemas visuales.

Hay varios reflejos primitivos que tienen una relación directa con distintas habilidades visuales:

  • Reflejo Moro: Se activa por algún suceso inesperado y repentino y es una respuesta de alarma del bebé, que llama la atención de sus cuidadores.Si el reflejo de Moro no se ha integrado correctamente, a nivel visual puede haber problemas Acomodativos, Oculomotores y de Percepción visual. Se relaciona también con fotosensibilidad, y reacción pupilar pobre a la luz. Puede haber también problemas vestibulares, con mareos al movimiento, y un mal equilibrio y coordinación.
  • Reflejo Tónico Asimétrico: Este reflejo produce que el bebé mueva los brazos y las piernas dependiendo de la posición de la cabeza. El RTAC permite la primera coordinación ojo-mano y está presente cuando aparecen las primeras fijaciones sobre objetos cercanos. En los movimientos de integración el niño entrena la visión binocular.Si el reflejo no se integra, se relaciona con malos movimientos oculares y problemas de visión binocular.Este reflejo supone un importante impedimento para una correcta Integración Bilateral. La información sensorial tiende a ser procesada hacía un hemisferio cerebral y se presentan dificultades para el cruce e integración interhemisférica, de esta manera muchos niños tendrán dificultades con la comprensión lectora y se relaciona especialmente con la Dislexia.Así mismo hay una implicación entre la presencia del Reflejo Asimétrico del Cuello y la libertad en el movimiento de las articulaciones implicadas en el agarre y uso de la pinza, de manera que se asocia a problemas de coordinación fina ojo mano.
  • Reflejo Espinal Galant. Tiene un papel activo en el proceso del parto, y el que no esté integrado se relaciona con problemas de hiperactividad y falta de atención.Los niños que no han integrado este reflejo suelen tener dificultades para mantenerse quietos en la silla durante mucho tiempo. Se relaciona también con que tengan un corto periodo de atención y pobre memoria a corto plazo.
  • Reflejo Tónico Laberíntico. El RTL ayuda al niño a adaptarse a las nuevas condiciones gravitacionales que encuentra al nacer. Ejerce una influencia importante en el tono muscular del cuerpo, ayudando al recién nacido a enderezarse. Da la oportunidad al niño para que practique el equilibrio, el tono muscular y la propiocepción.Si este reflejo no se integra, cuando el niño empieza a andar no está seguro en el campo gravitacional, porque los movimientos de cabeza alteran el tono muscular, variando el centro de equilibrio. Se asocia con dificultades para juzgar el espacio, distancia, profundidad y velocidad. Suele relacionarse con problemas de equilibrio y la oculomotricidad no es buena, porque no funciona bien el arco reflejo oculo-vestibular.
  • Tónico Simétrico: Este reflejo ayuda al bebé a vencer la gravedad, levantándolo del suelo. Ayuda a integrar el RTL, y es un puente para gatear. Divide el cuerpo en dos horizontalmente. A nivel visual entrena la acomodación, ya que para integrarlo, el niño pasa de mirar lejos a cerca, y viceversa y se amplia la distancia a la que ven bien.Si este reflejo no se integra, lo niños no aprenden a gatear. Se mueven arrastrándose sentados, o pasan directamente a andar. El RTSC debe integrarse para que la posición de brazos y piernas no dependa de la posición de la cabeza.Si el reflejo no se integra, los niños presentan malas posturas al sentarse, a la mesa o en el colegio. Se acercan mucho al libro y tienen una pobre coordinación ojo-mano.
  • Reflejo Palmar: Este reflejo se activa presionando ligeramente la palma de la mano, el bebé cerrará los dedos.Respuesta de Babkin: al succionar, el niño mueve las manos.Si este reflejo no se integra, aparecen problemas en el control motor de las manos, que se evidencian en dificultades para atarse los cordones, abrocharse los botones, etc.Los niños no desarrollan una buena pinza y se producen problemas de escritura. Pueden aparecer movimientos involuntarios de la boca al escribir.