Pilar Martín Lobo: “Cuando un niño no va bien y suspende, se desmotiva, reduce su autoestima e incluso puede portarse mal y llegar así a la adolescencia”

Pilar Martín Lobo: “Cuando un niño no va bien y suspende, se desmotiva, reduce su autoestima e incluso puede portarse mal y llegar así a la adolescencia”

Nacida en Segovia, aunque vive en Madrid desde los 18 años, Pilar Martín Lobo es Doctora en Psicología y lleva años trabajando en la docencia a todos los niveles, desde Educación Infantil, Primaria y Secundaria hasta Bachillerato y Universidad. Además es investigadora y ha llevado a cabo proyectos sobre avances científicos del cerebro y su relación con el aprendizaje, especialmente en niños. Pertenece al claustro de profesores de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR) y en esta entrevista profundiza para SIODEC sobre interesantes aportaciones de gran interés de la Optometría y la Neurociencia.

1. Después de estudiar Psicología, Magisterio y Filosofía y Letras, ¿en qué momento decidió especializarse en Neuropsicología y Neurociencia?

Tengo experiencia orientadora y docente en todas las etapas educativas y me preguntaba más allá de lo que conocemos qué pasaba en aquellos niños que no rendían bien y suspendían. Esto me rondaba mucho la cabeza y fue en 1990 cuando asistí en Barcelona a un Congreso sobre el desarrollo del cerebro y sobre cómo se estaban aplicando programas para mejorar las condiciones y las habilidades neuropsicológicas de los niños para aprender bien. Al descubrir esto vi que había un interesante e impresionante panorama por investigar. A partir de ese momento estuve indagando y visitando otros países de Europa, como Alemania, e incluso Japón y México, y comprobé que, a veces, incluso dentro del propio centro educativo, se aplicaban programas relacionados con todos estos procesos para aprender mejor. Entonces fue cuando comencé a estudiar, investigar e hice la tesis.

2. ¿Puede contarnos sobre qué trató su tesis?

Uno de los estudios de mi tesis doctoral fue trabajar con 500 niños de Primaria aplicando, junto con un optometrista, un programa de habilidades visuales con 250 de ellos y los otros 250 realizaban actividades de lectura. El resultado fue una diferencia significativamente importante, ya que comprendían mejor la lectura los que habían realizado el programa de habilidades visuales e incluso cometían menos errores al leer. A partir de ese momento organicé un equipo multidisciplinar para conocer las habilidades neuropsicológicas que tienen los niños en edad escolar, aplicar programas, formar a psicólogos y profesores y seguir investigando y trabajando en este campo.

3. ¿Son más altas las cifras de fracaso escolar de la actualidad?

Podríamos decir que hay un fracaso escolar muy alto que sigue estando presente y que no termina de mejorar a pesar de los medios empleados y de las sucesivas leyes educativas. En este sentido, lo que aporta en este campo la Neuropsicología es conocer cómo es el proceso de aprendizaje de los niños y detectar cuándo un niño empieza a tener un bloqueo o no tiene desarrolladas correctamente sus habilidades visuales ya que, como es lógico, el cerebro no puede trabajar bien con esa información que entra y puede incidir en una lectura deficiente, falta de comprensión y bajo rendimiento escolar.

4. ¿Ha trabajado en algún proyecto sobre el fracaso escolar?

Sí, en mi caso formamos un equipo multidisciplinar con un experto optometrista, que además domina el campo auditivo, un experto en educación física, un psicólogo, un pedagogo y comenzamos a estudiar estos procesos. Una de las acciones que llevamos a cabo fue aplicar pruebas neuropsicológicas, incluyendo las habilidades visuales, y nuestros programas en más de 40 colegios de diferentes países, lo que nos permitió medir también cómo estaban los niños antes y después de la aplicación de estos planteamientos. En concreto, y en relación a la Optometría, hemos visto cómo cuando los niños no tienen un buen movimiento ocular relacionado con la lectura, o no hay una acomodación del cristalino adecuada para seguir las explicaciones del profesor de lejos y tomar nota de cerca, por ejemplo, o hay una convergencia visual deficiente, un alto porcentaje de estos niños tienen dificultades en la lectura o no tienen la compresión lectora a un nivel suficiente como para poder afrontar las tareas escolares. Hemos aplicado programas en este sentido, bajo la dirección del optometrista y en coordinación con los profesores, y el resultado es que claramente mejoran significativamente la velocidad lectora y la compresión, cometen menos errores al leer y existe una mejor calificación en las diferentes asignaturas. Es decir, claramente mejoran las habilidades visuales y, en consecuencia, optimizan la lectura y el aprendizaje.

5. ¿Cómo se llevan a la práctica estos resultados?

Lo ideal sería que estos resultados lo conocieran los psicólogos, profesores o directivos de los colegios, entre otros profesionales, para que los optometristas puedan colaborar, no solo detectando los problemas, sino en todo el desarrollo de habilidades visuales relacionadas con el aprendizaje.

6. ¿Y de qué forma se implementa esto?

En primer lugar, informando y preparando a los diversos profesionales implicados (psicólogos, directivos o profesores) sobre cómo influye el sistema visual en el aprendizaje. En segundo lugar, proporcionando unos medios para que todos aquellos alumnos que tienen alguna dificultad de aprendizaje puedan tener un diagnóstico o análisis de cómo son sus habilidades visuales. Y, por último, proponiendo actividades y programas de mejora de esas habilidades visuales bajo la supervisión del optometrista.

Está claro que cuando se detecta una dificultad importante deben asistir a la consulta del optometrista y el propio optometrista puede aplicar pruebas de detección en los centros escolares para decidir y orientar cual es el plan idóneo para cada caso y hacer un trabajo en equipo del profesional optometrista con los docentes, ya que cuando se hace esto el resultado es mucho mejor.

7. ¿Cree que los profesionales de la Educación tienen conciencia de la importancia de la visión en el aprendizaje?

Creo que cada vez hay más interés en este tema y nuestra experiencia es muy positiva. Cuando nosotros informamos a los responsables de los centros educativos, a los psicólogos y profesores de todo esto, la respuesta es que quieren conocerlo y muchos de ellos se inscriben en el Máster de Neuropsicología y Educación que ofertamos en la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja) donde, por cierto, una de sus asignaturas es Funcionalidad Visual y Lectura Eficaz. Actualmente contamos con más de 1.200 alumnos, que son profesionales en activo que están recibiendo formación al respecto, incluso de centros públicos y del extranjero, aprovechando que seguimos una metodología universitaria online.

Los alumnos de este Máster aplican lo que aprenden porque es un enfoque muy práctico y nos dicen que cuando ven cómo mejoran sus alumnos que deberían conocer esto todos los directivos de colegios, los psicólogos y los profesores.

8. ¿Se cuenta lo suficiente con la figura del optometrista para este tipo de proyectos y para la estimulación infantil?

Creo que se debe contar mucho más debido a que hay muchos profesionales en el campo de la Educación y de la Psicología que no conocen nada de esto. De hecho voy a impartir dos sesiones sobre Neuropsicología en el Colegio de Psicólogos de España, y en el de Cantabria, e incluiré este punto en concreto.

9. ¿Podría contarnos uno de los casos que le haya resultado más llamativo de su experiencia profesional?

Hay muchos, y encuadrados en diferentes etapas educativas. Voy a hacer mención a uno en concreto, que tiene bastante relación con la Optometría. La madre de una alumna de Bachillerato, que inició el curso con suspendos y tenía que examinarse al final de Selectividad, vino a pedirme ayuda para ver qué podía hacer para probar. En ese momento hice lo primero que siempre acostumbro a hacer en estos casos: derivarla a un profesional optometrista. En este caso lo hice con Mª Carmen García Castellón, que es una de las componentes de mi equipo.

De esta manera, y con los resultados de las pruebas optométricas y las sesiones que llevó a cabo de Terapia Visual, más un método de estudio apropiado que le enseñé con mapas conceptuales y otros sistemas, en solo cuatro meses pasó de tener tres suspensos a lograr una media de notable en Selectividad. En este caso, la alumna tenía falta de habilidades visuales, ya que no movía bien los ojos para leer, le costaba acomodar de lejos y de cerca y no terminaba de comprender bien la información.

10. ¿Qué respuesta suele haber de los menores ante estos programas?

Pues es algo que he venido observando en muchos niños, ya que cuando no van bien y suspenden, comienzan a tener baja autoestima y a desmotivarse, creen que no pueden y cuando el optometrista les dice “no mueves bien los ojos y tienes que mejorar la funcionalidad visual para aprender mejor. ¿Quieres mejorar esto?”, siempre responden que sí. Se motivan y comienzan a estudiar. Y si encima este caso también lo conoce el profesor del colegio y hace equipo con el optometrista, pues el menor es orientado con eficacia. Es muy eficaz también mejorar la funcionalidad auditiva, además de la visual, porque los dos sistemas trabajan de forma coordinada en el proceso del aprendizaje.

11. ¿Y por qué no se actúa así en más ocasiones?

Porque esto no se conoce. Por eso creo que tenemos que unirnos. De hecho, estamos preparando un curso en la UNIR dedicado exclusivamente al sistema visual y el aprendizaje, y les he propuesto que organicemos un encuentro con optometristas para que les contemos todo lo que estamos haciendo y podamos trabajar en equipo. Creo que todos tenemos que trabajar en equipo por el bien de los niños, porque si no esto no mejora.

12. ¿Qué es lo mejor de su trabajo?

Quizá el mayor beneficio es lo gratificante que resulta ver que, a través de todos estos programas y técnicas, los niños salen adelante. Se les cambia la vida, tanto a ellos como a sus padres, que muchas veces no saben a quién acudir. Es emocionante. Para llevar a cabo estos programas lo más importante es estar centrado en querer el bien de los niños: cuando un niño fracasa, no se siente bien, e incluso puede portarse mal o dar problemas más serios y llegar así a la adolescencia. Es una alegría enorme que desde pequeños se puedan ir detectando qué necesitan e ir aplicándoles programas, como el de la funcionalidad visual, entre otros.

13. ¿Desde qué edad es recomendable implementar este tipo de programas?

Desde la Educación Infantil hay que observar cómo mueven los ojos y cómo utilizan su sistema visual. Y lo mismo con otros procesos auditivos, motrices, de lenguaje o de memoria. Toda la funcionalidad visual actúa de manera relacionada con los otros sistemas para luego poder leer y escribir bien, razonar, aprender matemáticas, etc.

14. ¿Cómo ve el futuro de la Educación en este sentido?

El campo del avance del cerebro supone un potencial muy positivo y beneficioso para la Educación. Por ello, imagino que dentro de unos años se investigará más al respecto, desarrollando programas y formando a más profesionales. Pero también es muy necesario en este punto la información a los padres. Por todo esto, creo que, de manera natural, llegará un momento en que se irán aplicando poco a poco todos estos métodos, que estarán incluidos dentro de los distintos programas educativos. Soy optimista aunque nos queda mucho camino por trabajar. Desde el Ministerio de Educación cada vez se tiene más sensibilidad hacia estos temas. De hecho estamos preparando un Plan Nacional de Neurociencia y Neuropsicología Educativa para aplicar en los centros, donde también formarán parte las habilidades y programas visuales.

Aunque hay países de Europa que van por delante, creo que en España tenemos un buen nivel de innovación. En este sentido, tenemos un grupo de investigación de 20 profesores y el año pasado el Ministerio de Educación nos publicó dos libros, donde hay capítulos que dedicamos a la Optometría y las habilidades visuales y se pueden descargar de forma gratuita pinchando en el propio título de cada libro:

Procesos e Instrumentos de Valoración Neuropsicológica Educativa

Procesos y Programas de Neuropsicología Educativa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR