Visión, Neuronas Espejo y Cognición Corpórea

El conocimiento del mundo está dentro y fuera de todo nuestro cuerpo: nuestro cerebro es solo una parte de nuestro cuerpo, y nuestro cerebro ciertamente no es la única fuente de actividad cognitiva. Esto es lo que significa «Cognición corpórea».

No tocamos el mundo; ya forma parte de nosotros. No hacemos contacto con el mundo a través de la visión, ya somos el mundo, y tomar consciencia de nuestro proceso visual es la forma en que podemos darnos cuenta de esto.

El mundo es inherentemente rico en conocimiento potencial. Nuestra presencia física ya ha permitido el desarrollo de habilidades cognitivas incorporadas, y nuestro conocimiento práctico preliminar del mundo comienza antes del nacimiento.

El conocimiento futuro está latente. Espera nuestra atención e intención de aprender de ello. Podemos derivar más conocimiento de él actuando dentro de él, a veces por elección y, a veces, por obligación. La plataforma principal que utilizamos para involucrar al mundo es nuestro sistema visual. El individuo se alinea con la posibilidad de comprometerse con el mundo, de obtener más conocimiento y desarrollar un significado más profundo a partir de él. El solo hecho de mirar un objeto involucrará al cuerpo, que se preparará para interactuar con él.

Hay un subconjunto especial de Cognición corpórea: el sistema de neuronas espejo. Mirar a otra persona permite una resonancia somática y empatía hacia ellos. La combinación y sincronización de la comprensión de Cognición corpórea con el sistema de neuronas espejo enriquecerá el alcance y la profundidad de nuestra comprensión de la visión y el desarrollo.

dr-carl-hillier

Carl G. Hillier, OD, FCOVD

El Dr. Carl Hillier obtuvo la Licenciatura en Psicología en la Universidad de California en San Diego en 1977. Recibió su título de Bachelor of Science en Pacific University en 1980 y luego se graduó como Doctor en Optometría en 1982. Recibió su Fellowship en COVD en 1986.

Antes de obtener su título, ayudó a establecer clínicas móviles en las zonas rurales de Honduras, y tras su graduación, se le asignó un puesto directo como teniente en el Cuerpo de Servicios Médicos de la Armada de los Estados Unidos. Estuvo destinado en el Hospital Naval de Balboa, San Diego, donde dirigió la Clínica de Terapia Visual.

Es profesor clínico adjunto en el Colegio de Optometría del Sur de California, Facultad de Optometría de Illinois, Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Occidental: Facultad de Optometría y Colegio Internacional de Optometría en Madrid, España. Trabajó con los equipos de voleibol de Estados Unidos durante 10 años y ofrece entrenamiento de visión deportiva con jugadores clave del equipo de béisbol de los Padres de San Diego.

En 1992, el Dr. Hillier ayudó a desarrollar la Clínica de Rehabilitación Visual en el Instituto de Rehabilitación de San Diego en el Hospital Alvarado. Da conferencias en España, Inglaterra, México y Canadá sobre temas relacionados con la visión y la función vestibular en niños y adultos. Desarrolló el Multi-Matrix, una actividad que nutre el desarrollo fisiológico, perceptual y cognitivo.

Ha sido reconocido por la Asociación Estadounidense de Optometría como Optometrista Deportivo del Año y por COVD al recibir el Premio Getman, su más alto premio a la excelencia clínica.

Frase o Cita favorita:

El conocimiento se construye mediante la experiencia (Piaget).

¿Que significa para ti la Optometría Comportamental y la Terapia Visual?:

Significa que tengo la oportunidad de ayudar a las personas a descubrir las posibilidades de enriquecer sus propias vidas y las de los demás.