Dos nuevos especialistas se suman a los Socios Clínicos de SIODEC

Dos nuevos especialistas se suman a los Socios Clínicos de SIODEC

En SIODEC contamos con dos nuevos Socios Clínicos: Marcel Bartumeus y David Silva, profesionales a los que desde SIODEC queremos transmitir nuestra enhorabuena por su esfuerzo y dedicación y por haber superado con éxito este duro proceso de especialización dentro de nuestra organización. Ser Socio Clínico significa que SIODEC avala que estos profesionales han demostrado tener formación y experiencia clínica en el campo de la Optometría Comportamental y la Terapia Visual (ver Requisitos y Fases para Ser Socio Clínico de SIODEC).

Para poder optar a ello, además de otros requisitos, hay que presentar y aprobar un caso clínico. Para ello, SIODEC pone a disposición a un mentor que ayuda y orienta al aspirante en el proceso de presentación del caso. Además, SIODEC también cuenta con un tribunal de corrección, compuesto por profesionales altamente especializados, que evalúa y corrige minuciosamente cada trabajo y ratifica, o anula, su competencia (ver los Pasos a Seguir para ser Socio Clínico de SIODEC de forma gráfica).

Marcel Bartumeus

Diplomado en Óptica y Optometría por la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) en 1998, máster en Optometría y Ciencias de la Visión por la UPC en 2001 y licenciado en Psicología por la Universistat Oberta de Catalunya (UOC) en 2010, Marcel Bartumeus es socio de la Associació Catalana d’Optometria i Teràpia Visual (ACOTV) y de SIODEC, ambas desde su creación.

En 2001, deja el trabajo en Óptica para incorporarse, prácticamente de forma simultánea, al Hospital de Viladecans (Barcelona) y al Centro de Optometría Visió-3, donde entra en contacto con la Optometría Comportamental, de la cual ya no se desvinculará.

En 2004, conjuntamente con su compañera de carrera Paula Pintor, actualmente presidenta de la ACOTV, abre su propia consulta, el Centre d’Optometria Revip, en Girona.

Hasta la fecha su formación ha sido muy extensa, abarcando, entre otros, aspectos de optometría pediátrica, terapia visual comportamental, contactología avanzada, reflejos primitivos y fototerapia syntonics. Se ha formado también en otras disciplinas como la psicomotricidad, la posturología y la psicología evolutiva.

Marcel ha sido un gran divulgador de nuestra profesión impartiendo ponencias y cursos de optometría comportamental dirigidos tanto a optometristas como a otros profesionales como osteópatas, posturólogos, oftalmólogos, psicólogos, logopedas o maestros, entre otros.

Según sus propias palabras, “llevar a cabo el proceso de Socio Clínico de SIODEC enriquece a uno mismo y a la profesión. Los comentarios y correcciones tanto del mentor como del comité evaluador exigen una revisión y actualización de nuestra práctica clínica diaria, cosa que favorece al profesional, a la profesión y, en última instancia, a todas y cada una de las personas que confían en nuestros servicios”.

David Silva Rodríguez

Licenciado en Física por la Universidad de Córdoba, David Silva también es Doctor por la Universidad Politécnica de Madrid, especializado en Óptica Física, y Diplomado en Optometría por la Universidad Europea de Madrid. Su formación también abarca un Máster en Educación (Formación de Profesorado de Bachillerato y Educación Secundaria) por la UNED y Experto en Optometría Pediátrica y Terapia Visual por la Universidad Europea de Madrid. Su labor profesional como físico se inició en el campo de la investigación y desarrollo en el ámbito del diseño de sistemas ópticos.

David se considera ante todo científico. En primer lugar, entiende la Ciencia como un amplio territorio que se puede explorar por diferentes caminos, siempre con unas reglas comunes de actuación. Primero recorrió el eje principal de la misma, la Física, trabajando en centros de investigación (Universidad Politécnica de Madrid) y en la industria de energía solar, donde trabajó como director de I+D en empresas a nivel internacional. Después de indagar en el “universo exterior”, decidió cambiar de perspectiva y explorar el “universo interior”, buscando una labor científica más centrada en las personas. En segundo lugar, David considera que el científico tiene el deber de usar su conocimiento para la mejora de la sociedad. Así, en la Optometría encontró un camino con el que abarcar ambos objetivos: una profesión científica que profundiza en el ser humano, y una profesión sanitaria, que mejora a la persona y a la sociedad.

Tras graduarse en Optometría, se especializó en Terapia Visual, donde encontró el eje esencial de la profesión. De forma inmediata aplicó su formación y comenzó a desarrollar Terapia Visual en el gabinete de Optometría, en la óptica donde trabajaba, dedicado por entero a ello desde 2012. Amplió su formación con terapia de reflejos primitivos, entre otras materias adicionales. Se identifica con el modelo de la Optometría Comportamental y en 2014 se incorpora a SIODEC. Ese mismo año abre su propio centro de Optometría y Terapia Visual en Jerez (Cádiz), donde continúa en la actualidad. En 2015 inicia el Curso de Alta Especialización en Optometría y Terapia Visual del Dr. Sanet, completándolo en 2016. Desde entonces ha acudido a todos los congresos de SIODEC y ha realizado diversos cursos de formación específica.

En la actualidad desarrolla su actividad en el centro que dirige en Jerez junto con un equipo especializado. Es un total defensor de la colaboración multidisciplinar. Confía en mejorar esa cooperación entre todos los profesionales relacionados con la salud visual, así como con otros profesionales del ámbito sanitario. Y también de la educación, ya que ésta es una materia de gran interés para él, y se considera afortunado de poder contribuir a mejorar el desarrollo y aprendizaje de muchos niños a través de la Optometría.

Casado y padre de 4 hijos, su familia es su gran pasión. Además es un apasionado de la Naturaleza y de disfrutar de ella con la familia, los amigos o, a veces, también en soledad.

Recomendaría superar el proceso de Socio Clínico a los demás socios de SIODEC porque, según sus declaraciones, “demuestra el nivel de formación y conocimiento que disponemos como científicos en el ámbito de las Ciencias de la Salud y proporciona rigor a nuestra actividad profesional”. Además, comenta que pone en valor la experiencia como optometrista y transmite seguridad a la sociedad sobre nuestra profesión, que también se ve prestigiada.

David cree que superar el proceso de Socio Clínico de SIODEC ayuda a concienciar sobre la importancia de nuestra actividad y refuerza nuestros vínculos corporativos y a nuestra asociación. Asimismo, afirma que “el proceso sirve de autoevaluación del optometrista, como forma de mejora y crecimiento profesional, incentiva la formación continuada y la excelencia en el ejercicio profesional y es una forma de acreditación y de diferenciación frente a posibles intrusismos profesionales”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con