Descubre qué dos optometristas son nuevos Socios Clínicos de SIODEC

Descubre qué dos optometristas son nuevos Socios Clínicos de SIODEC

En SIODEC contamos con dos nuevos Socios Clínicos: Ibon Txarroalde y Pablo Navarro, profesionales a los que desde SIODEC queremos transmitir nuestra enhorabuena por su esfuerzo y dedicación y por haber superado con éxito este duro proceso de especialización dentro de nuestra organización. Ser Socio Clínico significa que SIODEC avala que estos profesionales han demostrado tener formación y experiencia clínica en el campo de la Optometría Comportamental y la Terapia Visual (ver toda la información relativa al proceso de Socio Clínico).

Para poder optar a ello, además de otros requisitos, hay que presentar y aprobar un caso clínico. Para ello, SIODEC pone a disposición a un mentor que ayuda y orienta al candidato en el proceso de presentación del caso. Además, SIODEC también cuenta con un comité de corrección, compuesto por profesionales altamente especializados, que evalúa y corrige minuciosamente cada trabajo y ratifica, o anula, su competencia.

Ibon Txarroalde

Optometrista desde 1998, afirma que no fue «un estudiante ejemplar en el colegio, sino todo lo contrario». Pero en la carrera tuvo la suerte de formar parte de un grupo excepcional de personas y logró sacarla con éxito e ilusión. Una vez finalizada, una de sus preocupaciones ha sido la formación continuada, lo que le ha dado la oportunidad de conocer a grandes profesionales que se dedicaban a la patología ocular, a perfeccionar las valoraciones optométricas y a la terapia visual, entre otros aspectos. Hoy en día compagina su dedicación en la Óptica Jesús con otra de sus ilusiones: introducir la Optometría en el deporte.

Recomendaría a un socio que realice el proceso de Socio Clínico de SIODEC, ya que, en sus propias palabras, «si bien es cierto que tenemos que dedicar tiempo, es un proceso gratificante, una oportunidad clara de crecimiento personal y profesional». «Un trabajo ideal para pensar, investigar y poder compartir tus pensamientos y conclusiones con tu mentor», añade.

Pablo Navarro

Estudió Óptica y Optometría en la Universidad de Alicante. Ha trabajado en distintos establecimientos de óptica hasta que en 1998 abrió su propio centro, Federópticos Vistalegre, en Murcia, donde compagina labores de gestión y venta con el diagnóstico y tratamiento. En ambas facetas se siente afortunado de poder ayudar a solucionar los problemas de sus pacientes y ver la cara de satisfacción que muestran, bien sea con una gafa o con un tratamiento de terapia visual.

Cuenta con una extensa formación en fondo de ojo, patología y Ortoqueratología, así como en reflejos primitivos, desarrollo motor, optometría pediátrica, ambliopía, estrabismo y traumatismo, entre los que destaca el curso de alta especialización de Robert Sanet. Enamorado del deporte, le encanta llegar siempre al máximo nivel, filosofía que aplica con sus pacientes mediante terapia visual y visión deportiva.

Recomendaría el proceso de socio clínico porque, según comenta, «es un proceso en el que se aprende, se crece y se puede disfrutar mucho junto al mentor». En este sentido agradece a Salvador Pérez, su mentor, que «me abrió la puerta de la Optometría Comportamental».

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con