Ana Pinel (podóloga): “Algunos pacientes creen que tienen problemas de apoyo o de cervicales, pero cuando se valora es una tensión muscular que se debe a un problema de visión”

Ana Pinel (podóloga): “Algunos pacientes creen que tienen problemas de apoyo o de cervicales, pero cuando se valora es una tensión muscular que se debe a un problema de visión”

Tras estudiar Podología y realizar un máster en Estudios sobre Posturología, la ubetense Ana Pinel emprendió, con tan solo 26 años de edad, su propia aventura empresarial creando su Centro de Podología y Posturología especializado Depiepinel en su tierra natal, Úbeda. Se trata de un centro acogedor donde ofrece un servicio que denomina Podoposturología, en el que estudian la postura desde la visión de la Podología pero no solo centrándose en el análisis del pie, sino de todo el cuerpo.

Su objetivo es diagnosticar el origen del problema y, mediante la técnica adecuada, eliminar el máximo de tensiones estructurales parásitas que se ubican en la base de disfunciones, deformaciones o dolores con el fin de rearmonizar el cuerpo.

Ana Pinel trabaja codo a codo con una serie de profesionales de otros ámbitos de actividad, entre los que se encuentran optometristas comportamentales. En esta entrevista explica para SIODEC en qué se basa su método de trabajo y cómo es la relación que mantiene con la Optometría.

1. ¿Qué relación existe entre la Podología y la Posturología?

En la Podología entra la Posturología porque el pie es uno de los captores que se estudian en Posturología. Es una fuente de información para el sistema postural. Es decir, por ejemplo, si se está parasitando el pie, el sistema postural se altera. Y por eso se estudia desde la Podología también.

La Posturología se basa en un estudio global del cuerpo, y uno de los captores de la Posturología es el pie.

Un captor es una fuente de información desde donde el sistema postural recibe la información sobre cómo se encuentra el cuerpo. Desde el pie sabes si el terreno está en inclinación o si tu cuerpo necesita hacer una rotación, y también desde la visión tienes una información muy importante, de ti mismo y del entorno.

2. ¿Y entre ellas y la Optometría?

Porque la visión es otro de los captores. A nivel postural los receptores más importantes son el ojo y el pie, además de la boca, el sistema propioceptivo, el sistema vestibular… Entonces, no se concibe un estudio postural sin examen ocular. En este sentido, en Podología, si nos encontramos con el pie alterado, lo tratamos. Y si lo que está alterado es el sistema visual, se deriva al optometrista.

3. ¿De qué forma se pueden corregir problemas visuales tratando la postura y el pie, y viceversa?

Depende del caso. Por ejemplo, si el problema viene de los ojos, pueden estar condicionando toda la posición del cuerpo, y el pie se puede ver alterado. Entonces, si se hace un tratamiento optométrico todo cambia, hasta incluso la posición del pie. Y al contrario: si el pie está parasitando y eso está originando una mala información visual, si se trata el pie también hay un cambio en cuanto a la percepción.

Lo primero es hacer un buen testaje, un examen global. Si en el estudio se desprende que el problema prioritario es el visual y que está afectando al sistema postural, lo primero sería tratar la visión, aunque el paciente presente una sintomatología en el pie. Más tarde se van desparasitando otros factores que están influyendo.

4. ¿Deriva a muchos pacientes a optometristas comportamentales?

Sí, muchos. Si en el testaje se aprecia que también hay una influencia del pie, pero lo prioritario es la visión, se trata la visión y luego vuelven a mí para que les trate el pie. Pero si el problema solo está en la visión, el paciente ya no vuelve porque el problema se soluciona.

5. ¿Qué tiene que verle a un paciente para que lo derive a un optometrista?, ¿hay un rango de edad concreto que caractericen a estos pacientes?

Depende. En algunos tests se pueden detectar problemas cervicales, que el paciente cree que tiene que ver con su apoyo y que necesita una plantilla, pero cuando se valora quizás es una tensión muscular que se debe a un problema de visión debido a que el paciente no tiene una buena percepción visual o porque hay alguna foria. Entonces, si no se trata ese problema visual no sirve de nada hacer un tratamiento en el pie.

En cuanto al rango de edad, no existe una franja concreta. Es muy variado. Quizás haya más niños que adultos debido a los reflejos primitivos.

6. ¿Y los optometristas le derivan muchos pacientes?

Sí, también. En el test inicial, muchos optometristas con los que trabajo ven que el paciente puede tener un problema visual pero que también hay una afectación en el pie, o incluso hay niños que ya llegan a consulta con una plantilla muy biomecánica, es decir, una plantilla antigua de ortopedia que valora solo la estructura del pie sin tener en cuenta el conjunto del cuerpo. En estos casos, el optometrista con formación multidisciplinar sabe que esa plantilla puede estar causándole alguna molestia y nos deriva para que nosotros lo examinemos y valoremos si necesita una plantilla postural, que son personalizadas y más finas y mandan estímulos a nivel global, sin cambiar la estructura del pie, reprogramando al sistema nervioso.

7. ¿Puede mencionarnos uno o dos casos que hayan sido especiales por los buenos resultados que ha tenido en su trabajo conjunto con optometristas?

Es difícil concretar un caso. Podría mencionar ejemplos que sorprenden porque son curiosos, como niños que llegan a consulta que hacen aducciones en el pie, es decir, andan llevando un pie hacia dentro. Lo normal es que el padre consulte a un podólogo y, tras realizar el estudio pertinente, su cadena lateral se encuentre alterada porque un ojo no hace una correcta convergencia. Entonces el niño busca el cierre desde su pie, como si todo su cuerpo quisiera hacer la convergencia desde el pie. En este sentido, cuando se aprecia que el problema es visual, aunque se corrija con una plantilla, si no se trata la visión el pie no vuelve a su posición normal.

Me parece un tratamiento curioso porque es en conjunto: desde el pie se le envía el estímulo de apertura, pero se tiene que tratar también el problema de convergencia a través de sesiones de Terapia Visual. No es algo que se solucione solo con un tratamiento, sino en conjunto.

8. ¿Con qué otras disciplinas, sectores o profesionales trabaja en conjunto?

Con profesionales de sectores muy diversos como osteópatas, fisioterapeutas, odontólogos, nutricionistas, psicólogos, logopedas y toda aquella profesión que esté relacionada con el sistema postural. Dependiendo de cada caso se trabaja con unos profesionales o con otros.

9. ¿Cuáles son los problemas más comunes que les llegan a consulta?

Hay de todo. Tengo pacientes que son propios del pie, como problemas de juanete, por ejemplo, pero también cuento con deportistas o personas que vienen con problemas de espaldas o cadera, cervicalgias o problemas de estabilidad y equilibrio.

También trabajamos con pacientes neurológicos, que no son tan habituales, como Parkinson o niños con problemas neuronales. Esto es gratificante, ya que cuando se comienza con el tratamiento, notas que van cambiando los síntomas y que mejoran su calidad de vida.

10. ¿Cree que los optometristas y posturólogos o podólogos conocen las ventajas que existen en la colaboración interdisciplinar?

Los posturólogos sí las conocen, ya que es una formación muy interdisciplinar y global, pero a los podólogos y optometristas aún le queda mucho por avanzar en este sentido. Es una pena pero tendemos a creer que todo lo solucionamos nosotros, sin búsqueda de apoyos.

En mi caso, en todas las formaciones que he hecho he tenido preceptores en Optometría. En Posturología la multidisciplinariedad está muy asentada. El problema es que a la Posturología aún le queda por implementarse en la sociedad.

11. ¿Cuál es la mayor satisfacción que ha sentido en su trabajo?

Cuando te llega un paciente con multitud de síntomas y, tras trabajar el caso con profundidad, en la revisión se aprecia que le ha cambiado la vida sin tener que someterse a cirugía o terapias invasivas. Es muy satisfactorio. Sobre todo con los pacientes que llegan perdidos y les funciona bien el tratamiento.

12. ¿Qué retos a medio o largo plazo presenta la interdisciplinariedad en cuanto a nuevas tendencias o desafíos?

En mi caso, obviamente, que la Posturología estuviera presente en todas las formaciones. Si optometristas, podólogos, fisioterapeutas y profesionales relacionados trabajáramos con el mismo testaje inicial por haber contado con formaciones similares, todos sabríamos qué es lo prioritario a tratar y hablaríamos el mismo idioma. Aunque cada uno trate su especialidad cuando vea que es lo necesario.

Por otra parte, no me acaba de gustar cómo están evolucionando algunas formaciones especializadas en este ámbito, ya que son cursos muy concretos, mecánicos y protocolizados, donde se pierde la sensibilidad y la “globalidad” de la Posturología. Mis referentes en formación en Posturología son la Escuela Superior de Posturología Villeneuve, que es francesa y lleva ya años en España, y la Universidad Autónoma de Barcelona y su profesor Ignasi Beltrán. 

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con