Ana I. Conchillo: “El trabajo interdisciplinar en Optometría es esencial. Sobre todo me apoyo de fisioterapeutas, fundamentales para preparar la estructura con la que nosotros trabajaremos luego”

Ana I. Conchillo: “El trabajo interdisciplinar en Optometría es esencial. Sobre todo me apoyo de fisioterapeutas, fundamentales para preparar la estructura con la que nosotros trabajaremos luego”

Diplomada en Óptica y Optometría por la Universidad de Granada, Ana Isabel Conchillo obtuvo el grado en Optometría en la Universidad Alfonso X el Sabio en marzo de 2015.

Comenzó su formación de la mano de Mª Jesús Izquierdo en el centro CEO de Pamplona en 2009. Durante ese mismo año abrió el departamento de Terapia Visual en el Centro de Optometría Federópticos Trinidad, que dirige hasta hoy en día.

Desde entonces ha realizado un extensa formación y ha colaborado como docente en las universidades de Sevilla y Jaén, así como para Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía y para empresas privadas.

Ana Isabel Conchillo profundiza en esta entrevista sobre su trayectoria profesional y nos cuenta sobre qué versará su ponencia en el VI Congreso de SIODEC en Granada, titulada Ciclodesviaciones, tipos y tratamiento. A propósito de un caso, que tendrá lugar el sábado 30 de marzo de 10:00 a 10:30 horas.

[Abierta la inscripción y toda la información disponible del Congreso Internacional de Optometría Comportamental y Terapia Visual en este enlace: http://www.siodec.org/granada2019]

1. ¿Por qué quiso estudiar Optometría?

Desde pequeña he tenido una vocación clara por los temas sanitarios y, cuando llegó la hora de elegir carrera, me informé y me encantó desde el principio.

2. ¿Podría detallarnos cuáles fueron sus pasos profesionales hasta descubrir la Terapia Visual y la Optometría Comportamental?

Al poco tiempo de terminar la carrera elegí junto a mi pareja, y ahora marido, emprender y crear nuestro propio negocio. En cuanto pudimos dedicamos tiempo y dinero a la formación. En algunos de los cursos que realicé se hablaba de Terapia Visual y fue un tema que me interesó.

En este sentido, descubrí unos cursos en Pamplona impartidos por Mª Jesús Izquierdo y, decididamente, me apasioné por la Terapia Visual.

3. ¿En qué momento decidió dedicarse a la filosofía comportamental?

En mi trabajo diario me encontraba muchísimos casos con defectos refractivos muy bajitos que no justificaban la sintomatología del paciente, a la vez que, al realizar Terapia Visual me resultaba, en ocasiones, demasiado monótono y algunos no mejoraban como debieran. De esta manera seguí leyendo y descubrí SIODEC, que acababa de formarse. Desde entonces he asistido a sus formaciones y congresos. Sin duda, ha habido un antes y un después en práctica clínica.

4. Además de su labor clínica también es docente en el ámbito universitario, ¿qué aspectos positivos y cuáles negativos destacaría de las nuevas generaciones de optometristas?

Sin duda, lo más positivo con lo que se encuentran es que estamos en una época donde la información es más accesible, los planes de estudio son más completos y creo que salen mejor preparados que nosotros. Existe una amplia oferta formativa y si quieren especializarse pueden hacerlo antes que nosotros.

En cuanto a lo negativo diría que no saben bien qué quieren, a pesar de tener muchas opciones. Quizá haga falta un poco más de pasión por lo que hacen.

5. ¿Podría resumirnos brevemente su ponencia ‘Ciclodesviaciones, tipos y tratamiento. A propósito de un caso’ que impartirá en el VI Congreso de Granada?, ¿cuáles son sus objetivos principales?

En mi ponencia hago un breve repaso sobre lo que son las ciclodesviaciones, por qué se producen y cómo podemos afrontarlas. Para ello comparto un caso clínico que me parece apasionante.

Espero que mis compañeros pierdan el miedo ante este tipo de casos ya que, como yo, habrán comprobado que existe poca bibliografía sobre los mismos.

6. ¿Cómo puede ayudar a los socios de SIODEC y al público profesional del Congreso el conocimiento acerca de este tema?, ¿con qué frecuencia se encuentra este tipo de casos en su práctica diaria?

Como he dicho antes, espero que pierdan el miedo a estos casos y puedan utilizar los pasos realizados en terapia que han ayudado tanto a mi paciente.

No son casos habituales, pero en mi práctica profesional ya he tenido casos con cliclodesviaciones, todos ellos distintos y en adultos. Todos los casos han sido relacionados con traumatismos o postquirúrgicos.

7. ¿Trabaja este caso, u otros distintos, en colaboración con otros profesionales? 

El trabajo interdisciplinar es fundamental. Sobre todo, en estos casos, me he apoyado en el trabajo de los fisioterapeutas, son fundamentales para preparar la estructura con la que nosotros trabajaremos luego.

8. ¿Qué nivel de conocimiento existe en la actualidad en la profesión sobre este tipo de desviaciones? 

Hay muy poca bibliografía y todo lo que he encontrado son artículos científicos relacionados con las cirugías. Son casos muy complejos con pronóstico incierto, no hay ninguna contabilidad ni registro de la cantidad de ciclos que existen.

9. ¿Podría contarnos el caso o los casos más sorprendentes de pacientes concretos que ha trabajado?

Son muchos pacientes y muchos casos. Lo más sorprendente en ocasiones son los momentos increíbles que vivimos, simplemente con ciertas prescripciones que llamamos terapéuticas: gente que se emociona al probar sus lentes con pequeños positivos, síntomas vertiginosos que desaparecen con binasales, estrabismos que reducen su ángulo con prismas, etc.

Lo mejor es cuando los pacientes se sienten por primera vez comprendidos después de haber dado muchas vueltas por diferentes profesionales relacionados con la visión.

Recuerdo un caso que me mandaron del departamento de Psiquiatría, una señora de 40 años que casi no podía llevar a su hijo al colegio por los mareos que sentía. Le habían prescrito varias refracciones y con ninguna iba bien. Haciendo una buena anamnesis descubrimos que todo se debía a una caída cuando estaba jugando al pádel. Desde entonces, poco a poco, había dejado de salir, se mareaba continuamente, no podía limpiar en su casa los azulejos porque le daba aún más mareo ni viajar al pueblo de al lado a ver a sus padres ni ir de vacaciones… Tras pocas sesiones de Terapia Visual y una prescripción con prismas gemelos su vida cambió y, por fin, dejó los ansiolíticos y volvió a sonreír.

10. ¿Cómo valoraría el grado de conocimiento de la sociedad en España sobre la Optometría Comportamental?

Sin duda, queda mucho camino por recorrer pero en estos últimos años se ha avanzado enormemente. Cada vez hay más profesionales que han elegido la Optometría Comportamental como filosofía profesional y eso nos aporta valor a todos como colectivo.

La Optometría Comportamental cuenta con herramientas de trabajo muy potentes y beneficios increíbles, pero requiere de una formación muy extensa y profunda, y nunca olvidarnos que somos sanitarios.

11. ¿Cómo se percibe el trabajo y la labor de SIODEC en el sector?

Sabemos que se trabaja, se trabaja mucho y de manera desinteresada, que es de muy agradecer en los tiempos que corren. Se están haciendo muchas cosas bien porque, de lo contrario, no estarían desde otros sectores tan preocupados por lo que hacemos profesionalmente.

Pienso que la actual Junta Directiva trabaja como nunca por hacer de verdad una sociedad científica que avale nuestra práctica clínica.

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con