2 habilidades visuales que trata la Optometría Comportamental en la respuesta visual

2 habilidades visuales que trata la Optometría Comportamental en la respuesta visual

En el trabajo que se lleva a cabo en las sesiones de Terapia Visual y Optometría Comportamental con el paciente, el optometrista trata distintas habilidades visuales que pueden verse afectadas, tanto en la entrada de información como en el procesamiento y salida o respuesta.

El modo en el que percibimos y procesamos el mundo que nos rodea va a condicionar nuestra interacción con él. Desde el punto de vista visual, una vez que la imagen ha sido captada por nuestro cerebro a través de los ojos se inicia un proceso complejo de análisis e interpretación de la información. Este proceso, que debe ser automático y fluido, se adquiere a lo largo de toda la vida.

Tras la entrada de información y el posterior procesamiento esta puede ser almacenada o puede generar una respuesta motora. Por lo tanto, tras un adecuado examen de eficacia visual, en el que se analiza la entrada de información y una evaluación de habilidades de procesamiento visual, se podrán evaluar y tratar habilidades de respuesta o de integración entre la visión y otros sentidos, como la coordinación ojo-mano y la integración visuo-auditiva.

Integración visuo-auditiva
La integración visuo-auditiva nos permite relacionar lo que se ve con lo que se oye, por lo que va a estar relacionada con el proceso lector, entre otros. Visión y audición deben interactuar de manera precisa y coordinada para decodificar fonemas (sonidos) y grafemas (letras) permitiendo hacer después una interpretación adecuada.

Se trata de una habilidad especialmente importante, tanto en los primeros 6-7 años en los que aprendemos a leer como en los años posteriores en los que leemos para aprender.

Por otro lado, la integración visuo-auditiva no solo constituye una herramienta de salida, sino de entrada y procesamiento en sí mismo, ya que en ocasiones el estímulo visual puede dar coherencia al estímulo auditivo percibido (el sonido se apoya en la imagen del movimiento de los labios).

Coordinación ojo-mano
La coordinación ojo-mano nos permite integrar la información visual de entrada con la función manual de salida, coordinando entre otras habilidades el movimiento de los ojos con el movimiento de la mano. Una coordinación ojo-mano eficiente nos facilitará actividades cotidianas como una escritura sin esfuerzo o un rendimiento deportivo óptimo.

Estará también relacionada con una adecuada relación espacio-temporal. En el caso de la escritura, ya sea en papel o en teclado, se trata de un proceso secuencial que nos permite expresar ideas en un papel o una pantalla, organizando el movimiento adecuado para formar la imagen de los fonemas que hemos visualizado previamente. Algo similar ocurre en los deportes de pelota en los que la visión nos permitirá realizar un cálculo espacial preciso y realizar un movimiento adecuado de la mano (además del brazo o del cuerpo) para alcanzar la pelota o bien lanzarla a un punto determinado.

Bibliografía:

• Vergara, P. – Tanta inteligencia, tan poco rendimiento (2008).
• López Juez, Mª J. – ¿Por qué yo no puedo? (2010).
• López Juez, Mª J. – Principios básicos de neurodesarrollo infantil. (2017).
• Ferré Veciana, J., Aribau Montón, E. – El desarrollo neurofuncional del niño y sus trastornos. Visión, aprendizaje y otras funciones cognitivas. (2002).
• Augé, M., Fransoy, M., Quevedo, Ll. – Visión y aprendizaje (II) – detección de disfunciones visuales y de escucha. Ver y Oír 240 (2011).
• Keith E. Beery, PhD and Norman A. Buktenica, et al. (BEERY™ VMI) Developmental Test of Visual Motor Integration 6th Edition (2010).
• Birch-Belmont – Auditory-Visual Integration Test (1965).
• Press, L. J. – Historical perspectives on auditory and visual processing. – Journal of behavioral Optometry, volume 23/2012,Number 4, page 99 (2012).

print

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con